ESTOY BUSCANDO TRABAJO. Pincha ESTE ENLACE para ver mi Curriculum Vitae

LA GUARDIA CIVIL MANTIENE ABIERTA LA INVESTIGACIÓN SOBRE EL ROBO DE LA IMAGEN DE LA CUEVA SANTA

Seis años después, la Guardia Civil reconoce que continúa intentando esclarecer los hechos del robo de la imagen de la Virgen de la Cueva Santa, una réplica de 1922 que contenía oro y plata.

Si alguien dudaba de la importancia que a veces tiene para un municipio una talla religiosa, en Altura se encuentra un ejemplo que lo clarifica. Hace seis años, allá por el mes de mayo de 2011, no solo esta localidad del Alto Palancia sino toda la comarca, se vio golpeada por un robo en el centro de la espiritualidad de esta zona de la provincia. 

Unos ladrones habían sustraído la imagen de la Virgen de la Cueva Santa y la consternación fue total, dado el cariño que se le tiene a eta figura religiosa en tierras palantinas. Ese cariño y la exigencia de que se esclarecieran los hechos es lo que ha motivado que la investigación aun no se haya cerrado. Era un caso que parecía cerrado incluso a las 24 horas de producirse el robo. 

Las primeras hipótesis ya hablaban de que la motivación principal de la sustracción de esta figura respondía a las intenciones de colocarla en el mercado negro, o bien en su totalidad o por piezas. Esta imagen, tal y como se reveló en aquel momento, estaba compuesta de oro y plata y tenía un gran valor histórico puesto que era una replica que databa de 1922. 

La benemérita tomó las riendas de la investigación de inmediato y recientemente fuentes del Instituto Armado revelaban que las pesquisas siguen abiertas en cualquier caso. Las mismas fuentes mantienen el secretismo sobre el proceso y han preferido no dar detalles sobre el mismo. Así pues, puede que se hayan encontrado nuevas pistas o puede que se trata de un proceso que sigue su curso según los cauces establecidos, pero no es menos cierto que resulta sorprendente que, cuando ya se había dado por perdida la posibilidad de conocer que sucedió realmente aquella noche del 18 de mayo de 2011, la Guardia Civil todavía mantenga el pulso a los hechos. 

Fue Juan Manuel Gallent, rector del santuario de la Cueva Santa, el que denunció los hechos ante la Guardia Civil al descubrir la ausencia de la imagen. En una primera inspección ocular del lugar de los hechos, se detecto también la desaparición de diversos elementos como las limosnas, pero lo que causó más impacto fue que no estaba la talla de la Virgen. Esta imagen tenía una dimensiones de 80 centímetros de alto por 50 de ancho y estaba esculpida por el orfebre valenciano Piró. En cuanto a su valor económico, nunca se han hecho valoraciones al respecto. 

Los ladrones forzaron la puerta de entrada al santuario para acceder a su interior, donde se encontraron con la figura desaparecida. Las palabras del rector en aquel momento evidenciaban el cariño de un pueblo a su patrona: “Toda la comarca está rota porque nos han quitado algo que consideramos nuestro, es el eje sobre el que gira toda la espiritualidad de nuestra comarca y de la Diócesis”
Fuente: El Mundo Castellón al Día. JAP/CH

No hay comentarios:

Publicar un comentario